Nuestra tarta de CUMPLEAÑOS

Esta semana fue la celebración del primer cumple de Little Pequeña.

Little mayor llevaba días insistiendo en hacer una tarta conmigo.  La verdad es que el tema de repostería no es mi punto fuerte. Pero qué vamos a hacer, lo importante es reconocerlo. He de confesar que estoy muy contenta con el resultado, y a los invitados les encantó. Hicimos la tarta de tres chocolates, que es increíblemente fácil.

Tomad nota de los ingredientes:

Todo listo para nuestra tarta

Todo listo para nuestra tarta

Para la tarta:
– 150 gr. de chocolate negro de repostería.
– 150 gr. de chocolate con leche de repostería.
– 150 gr. de chocolate blanco de repostería.
– 1 litro de nata 35% m.g.
– 500 ml. de leche entera
– 3 sobres de cuajada Royal
– 125 gr. de azúcar (sólo para el chocolate con leche (50 gr.) y negro (75 gr.))

Para la base:
– 1 paquete de galletas María.
– 80 gr. de mantequilla
Comenzamos la preparación de la base:

  •  Lo primero es picar las galletas hasta conseguir una mezcla fina casi en polvo. Podemos utilizar un mortero o rodillo. A continuación, hemos de derretir la mantequilla en el microondas y añadir a la mezcla de las galletas para crear la base de la tarta. Es importante amasar bien las galletas con la mantequilla hasta formar una masa. Después lo meteremos en la nevera para reposar y que se solidifique un poco.

Y ahora vamos con la tarta:

  • La tarta se realiza utilizando la misma técnica tres veces, una vez para cada chocolate y su medida proporcional es: 150 gr de chocolate, 250 ml de nata líquida, 250 ml de leche, 50 gr de azúcar y un sobre de cuajada.
  • En un cazo pondremos a calentar el chocolate negro y la nata con el azúcar. En otro recipiente, diluir simultáneamente la leche con el sobre de cuajada y remover bien para que mezcle con la leche. A continuación lo verteremos al cazo con el resto de ingredientes.
  • Remover de manera continua a fuego medio durante unos minutos dejando que se caliente de manera muy suave, sin elevar la potencia del fuego hasta que rompe a hervir para que la cuajada se cuaje una vez fría.
  • Verter los ingredientes sobre la base de galletas ya preparada. Esperar unos minutos para asegurarnos que cuaja el chocolate negro, que es el primero que prepararemos.
  • Repetimos la misma elaboración con el chocolate con leche, y posteriormente con el chocolate blanco.
  • Dejar que la tarta se temple a temperatura ambiente y dejaremos enfriar en la nevera un mínimo de 6 horas.

 

Nuestro resultado

Nuestro resultado

  • Sobre la decoración, decidimos poner lacasitos de repostería por encima, y el resultado fue éste.
Little Mayor encantada con las tartas!

Little Mayor encantada con las tartas!

Os diré que esta tarta estaba buenísima. Little Mayor disfrutó mucho ayudándome.

Y vosotras, ¿habeís probado alguna vez esta tarta? ¿Sabéis de alguna otra que sea tan fácil como ésta? ¿qué os parece el resultado?

Mi hermana, mi ejemplo…

¡Caramba con las vacaciones! Mira que hace unas semanas Papá_florero y yo hablábamos de cómo afrontarían las peques el cambio de residencia durante el verano, esto ya ha quedado atrás.

Mis dos littles se han acomodado de maravilla a las vacaciones, claro, no son tontas ni nada. Parece mentira pero hemos notado mucho cambio en ellas en estas semanas. Mira que el temor de caer en el aburrimiento durante las vacaciones con niños siempre está presente, más que nada tratándose de que veraneamos en el norte y no siempre hace buen tiempo para ir a la playa.

Little Pequeña ha espabilado considerablemente, esto de haber cumplido su primer año esta semana la ha hecho madurar. Como si se tratara de una lapa, sigue a su hermana en todo lo que se tercia.

Si hablamos de bañarnos en la playa, allá que vamos, sin pensárselo dos veces.

Os pensabais que no sabía nadar!

Os pensabais que no sabía nadar!

Aún recordamos con risas la primera vez que bañamos a Little Mayor en la playa, estuvo llorando alrededor de dos horas y tuvimos que marcharnos pues la rabieta iba in cresciendo. Little pequeña no le teme al agua, está comprobado, en bañera, mar y piscina.

Otro de los juegos que se han inventado es recoger palos pequeños para tirarle a nuestro perrito. Little Sofía no para de reírse con esto. Se lo pasan pipa.

Recogiendo piedritas

Recogiendo piedritas

Aprendo a jugar con mi hermanita

Aprendo a jugar con mi hermanita

Jugamos en la playa

Jugamos en la playa

Esto de que jueguen juntas se me hace súper raro, hasta ahora la diferencia de maduración era muy evidente. Pero poco a poco se van pareciendo más. Y es que, uno de los mitos de tener a los hijos seguidos, es que, pasada la tempestad, llega la calma.

DSC_1426

Mis littles dejan atrás la etapa de los despertares nocturnos, los pañales, los bibes, y comienzan con máxima ilusión esta nueva etapa, la de compartir, crecer, jugar, aprender y disfrutar juntas.

Juntas, summertime!

Juntas, summertime!

Y vosotras, cómo lo véis? Habéis notado alguna diferencia en los juegos de vuestros hijos? Creéis que el verano influye en que desarrollen nuevas habilidades?

 

 

 

 

 

Hoy te dí mi vida

Pienso desde hace ya algún tiempo en escribirte esta carta, en contarte todo lo que se me pasa por la cabeza y todo aquello que día a día no soy capaz de decirte con palabras, aunque sí con gestos y miradas.

Y es que, con frecuencia creo que das por hecho que te quiero, y aunque no vas mal encaminada, te lo escribo por aquí, para que siempre guardes este recuerdo de mi primera carta, de mis primeros sentimientos, para que recurras a ellos cuando lo necesites.

Esta era yo, hace un añito.

Esta era yo, hace un añito.

Te aviso que no me expreso muy bien, que aún soy pequeñita, pero voy a explicarte lo que este año ha sido para mí.

Acuérdate de lo pequeñita que era...

Acuérdate de lo pequeñita que era…

Recuerdo con una sonrisa este día, no por la tarta ni por los regalos, sino porque hace un año llorabas de alegría trayéndome al mundo, cogiéndome y acariciándome con tus manos y dándome esta vida que tanto me gusta.

Recuerdo mis primeros cabezadas contigo, en la cama del hospital, donde me calmabas y alimentabas cada vez que lloraba desconsoladamente adaptándome a mi nueva “vida”.

Estar contigo me ha enseñado todo lo que sé, que no te creas, pero es mucho.  Mamá, contigo he aprendido a comer, a dormir solita, a reírme, a jugar.

Little Sofia

Gracias por estar aquí, por curarme cuando estoy malita, por ayudarme a dar mis primeros pasitos, enseñándome todo que sabes y esforzándote cada día en enseñarme más, por guiarme cuando más confundida estaba y dándome valor cuando estaba asustada, protegiéndome de cualquier peligro y confiando en mis capacidades.

Gracias por dejarme formar parte de esta maravillosa familia, por dejarme ser hermanita de LittleMayor, que a veces me quita mis chupetes pero que me quiere mucho y se muere de ganas por que aprenda a jugar con ella.

Aprendo a jugar con mi hermanita

Aprendo a jugar con mi hermanita

Gracias porque siempre serás mi referente, para ser mejor persona, para creer en el amor incondicional y en el apoyo constante. Aún necesito que me cuides, que me guíes y me protejas. No te alejes, aún soy pequeñita, y puedo perderme.

Te quiero mamá

Te quiero mamá

Te quiero mamá.

 

Jugamos en Peque Plaza de Sanchinarro

Los parque de bolas se están convirtiendo estos días en el mejor refugio para los niños tras la piscina. La ola de calor está dejando los parques y jardines completamente vacíos, normal teniendo en cuenta que las temperaturas rondan los 40 grados a media tarde.

Esta tarde hemos ido a hacer la compra al Corte Inglés de Sanchinarro. Little Mayor quería acompañarme, y claro, ha venido. Sabía que allí está Cortylandia, donde hemos estado otras veces, pero no conocíamos el parque de bolas y hoy lo hemos estrenado.

Estamos a punto de entrar en el parque, vaya emoción... Se nota.

Estamos a punto de entrar en el parque, vaya emoción… Se nota.

Se llama Peque Plaza.

Es un parque infantil que tiene acceso directo desde el centro comercial y el parking. Dispone de luz natural y varios monitores que cuidan a los niños mientras juegan ahí.

Tiene muchas ventajas. En cuanto al precio, cobran por el tiempo real de estancia en las instalaciones, sin tiempo mínimo. El pago se realiza al final de la estancia.

Os dejo algunas fotos de la página web del parque.

Piscina de bolas, increíble para los más pequeños

Piscina de bolas, increíble para los más pequeños

Zona de Juegos de Peque Plaza

Zona de Juegos de Peque Plaza

Little mayor tiene devoción con los parques de bolas. De todos los que conocemos, sin duda, este me ha parecido el mejor.

Little Mayor, posando con el logo de Peque Plaza.

Little Mayor, posando con el logo de Peque Plaza.

Ha sido un día maravilloso, y me siento genial al saber que mi pequeña ha disfrutado muchísimo jugando. Sin duda, os recomiendo que visitéis este parque infantil, que es apto para niños entre 2 y 9 años.
El resumen de nuestro día... Su cara lo dice todo.

El resumen de nuestro día… Su cara lo dice todo.

Y vosotras, ¿me recomendáis algún otro parque infantil para llevar a los niños en estos días de calor?

/5/

¿Qué me llevo al hospital?

La fecha real de parto no siempre coincide con el día en que una mujer sale de cuentas. Quien me hubiera soplado a mí que mi primera hija iba a nacer un día antes de la semana 40 y mi segunda hija, por el contrario, se retrasaría casi dos semanas.

La incertidumbre en cuanto al nacimiento nos obliga a las mamis a tener preparadas las cosas que debemos llevar al hospital por si acaso. Hace un año, por estas fechas, preparaba con emoción todo lo que necesitaba para recibir a mi segunda hija en el hospital.

Os recomiendo que hagáis una lista de todo lo que necesitáis y os pongáis manos a la obra al menos 3 semanas antes del nacimiento previsto del bebé, pues las prisas de última hora no son aconsejables. Además, no olvidéis, que una vez que las contracciones ya han comenzado, es más que probable que los nervios y la ansiedad os impidan realizar de manera productiva la bolsa con todo lo necesario y, por ello, olvidar la mitad de las cosas.

 

Esto es lo que va a necesitar tu bebé:

  • Mantita o toquilla. Muy útil para coger al bebé en brazos o para salir del hospital si hace frío.
  • Pijamas y bodies. Aunque los proporcionan en el hospital, es mejor vestir al niño con su ropita, hace más ilusión. Recomiendo cuatro mudas.
  • Gorrito, manoplas y calcetines. Los bebes han de mantener su temperatura corporal al nacer por ello se les pone un gorrito en la cabeza al nacer. Os recomiendo el uso de manoplas, sobre todo, para evitar que se arañe con las uñas los primeros días de vida.
  • Pañales y toallitas. El hospital suele facilitarlos, pero no siempre. No cuesta nada incluirlo en nuestra bolsa, por si surge un imprevisto.
  • Baberos y gasas. Los bebés suelen mancharse de restos de leche.
  • Ropa para la salida. No lo olvidéis, cuando preparamos la bolsa pensamos en lo necesario para la estancia hospitalaria, pero, ¿habrá que estrenar algún conjunto al salir a la calle por primera vez, no? Imprescindible que sea cómodo.
  • Neceser del bebé. Podéis incluir un pequeño cepillo, una esponjita, un bote de su colonia infantil, leche hidratante y pomada para el culito del bebé, por si aparecen irritaciones.
  • Chupete. Yo lo incluí. Mis dos littles han utilizado chupete desde el nacimiento, aún alimentándose de lactancia materna. Es una decisión personal, admito opiniones de todo tipo al respecto.

Esto es lo que va a necesitar la mamá:

  • Camisón, pijamas o camisolas. Si vas a dar el pecho, es importante que tenga abertura en la parte delantera para facilitarlo. La verdad es que los camisones que proporcionan los hospitales son tremendos, dan ganas de salir corriendo.
  • Sujetadores de lactancia.  También pueden servirte los sujetadores normales pero sin aros (que tengan una o dos tallas más de la tuya habitual).
  • Braguitas de papel o de algodón, amplias.
  • Compresas de algodón. Suelen proporcionarlas en el hospital, al igual que suero salino para realizar lavados en los puntos tras el parto.  Pueden comprarse en farmacias o tiendas de accesorios de bebé, igual que las braguitas de algodón.
  • Zapatillas cómodas.
  • Bata.
  • Neceser de aseo personal. Un peine, secador de pelo, leche hidratante, colonia, maquillaje, cepillo de dientes. 
  • Discos absorbentes para el pecho. Súper importante. Se hacen muy necesarios cuando se produce la subida de la leche. Yo utilicé los desechables, aunque también existen de tela.
  • Purelan. En mi primer parto no conocía esta crema, pero es mágica para proteger los pezones en la lactancia y evitar posibles grietas y heridas.
  • Secador de pelo. No sólo sirve para estar guapa, sino también para secar los puntos tras la episiotomía.
  • Ropa para salir del hospital. No es momento de emocionarse pensando que podréis presumir de tipazo recién paridas, así que mi recomendación es que metáis ropa premamá, pues tras el parto seguimos hinchadas y tenemos una tripa similar al quinto mes de embarazo.

Ah, se me olvidaba incluir:

  • Carpeta con toda la documentación de la Seguridad Social.
  • Libro de embarazo.
  • Resultados de pruebas y análisis del embarazo.
  • Cargador de móvil. Y la cámara de fotos.
  • Algo de dinero suelto. Muy útil para comprar agua y otros refrescos en el hospital.

Sed previsores y recordad que este momento va a ser mágico y que los primeros días con vuestro bebé los recordaréis siempre.

Espero que este post os sirva de ayuda antes de la llegada de vuestro bebé.

¿Creéis que se me olvida algo?

¿Duele dar el pecho?

El otro día leía un artículo que afirmaba que dar el pecho produce un dolor inmenso y que toda aquella madre que quiera amamantar a su hijo ha de sufrir. No os voy a hablar de esto como enfermera, sino como madre que ha lactado a sus dos hijas durante varios meses.

En realidad, el sentido común nos lleva a las madres a pensar que si el churumbel está todo el día tira que te tira de aquello, al final dolerá. Pero es aquí donde las madres solemos equivocarnos.

La lactancia no duele, ni molesta, ni nada que se le parezca. Más bien, produce una sensación muy placentera. De repente te das cuenta de que el crío está felizmente enganchado a ti, comiendo y alimentándose, tocándote con sus manos y de vez en cuando mirándote a la cara con ojos de agradecimiento.

Momento mágico con Little Martina

Momento mágico con Little Martina

Es increíble cómo se puede promulgar que la lactancia en sí duele. Aquí es donde tenemos que darle al sentido común.

Empecemos por partes y pensemos: ¿alguien se ha parado a pensar que el único modo de supervivencia de los mamíferos es éste por naturaleza? Pero claro, quien hace la ley, hace la trampa y nosotros, que otra cosa no, pero listos somos un rato, hemos descubierto alternativas a la alimentación natural, y sigamos pensando, ¿por qué ha de doler algo que es natural?

IMG_8587-002

Lactancia feliz con Little Sofía

La lactancia dolorosa no es más que una alarma de que algo no está yendo bien.

La mayor parte de las veces, el dolor al lactar se produce por un mal enganche del bebé y, por tanto, una mala succión. Esto puede producir ciertos problemas que dificultan la lactancia y causan dolor como pueden ser la mastitis o las grietas.

La verdad es que reconocer que estamos dando de mamar a nuestros hijos correctamente es difícil al principio. La duda siempre está ahí. Creemos que se enganchan pero a veces no lo hacen bien. Aquí os dejo algunos signos para reconocer un buen agarre:

  • El bebé tiene la boca muy abierta cuando mama para agarrar no sólo el pezón, sino también parte de la areola.
  • Las mejillas o los carrillos están inflados o llenos de leche.
  • La barbilla o nariz rozan el pecho.
  • La areola inferior está más introducida en la boca que la superior.
  • El labio inferior está hacia fuera cuando mama para poder realizar una adecuada succión-deglución de leche.
  • El bebé mama y poco a poco se relaja.
  • No hay dolor en la toma.
  • Hay transferencia de leche porque el bebé micciona y hace deposiciones.

No cabe duda, que el hecho de lactar en sí no provoca dolor, son problemas asociados los que desencadenan molestias que hay que tratar y corregir. Existen numerosos grupos de apoyo a la lactancia que son muy eficaces para resolver todas vuestras dudas y ayudaros en conseguir que vuestra lactancia sea todo un éxito.

Os dejo algunos enlaces:

– La liga de la leche. Grupo de apoyo a la lactancia

– IHAN Grupos de apoyo Lactancia materna

 

 

 

Un 10 para la trona de Ikea

Hoy he tenido una conversación telefónica con una amiga, de esas que te tiras dos horas al teléfono, con la coca cola, ya recalentada, en la mano. La verdad es que teníamos mucho que contarnos y lo mejor, tenía que darle mi enhorabuena por su próxima maternidad. Hablando y hablando sobre todo lo que ha comprado para su bebé, me comentaba sus dudas con la trona y me pedía consejo.

En realidad, me parece increíble que hayan pasado ya dos años desde que nosotros pasáramos por lo mismo y nos decidiéramos a comprar nuestra primera trona. Hay que ver las vueltas que damos a todo cuando somos madres primerizas. A mi me ocurrió antes de decidirme a comprar mi primera trona, y digo primera porque después vinieron unas cuantas más, eso sí, todas iguales en especie.

Que si leer opiniones, verlas en la tienda, calcular el espacio, pros, contras… un mundo.

Finalmente compramos la trona de Ikea.

Trona Antilop con bandeja

Trona Antilop con bandeja

Al principio reconozco haber sido bastante reacia a los productos de Ikea, pero tras el maravilloso resultado de la cuna de Little mayor, la trona posiblemente iba a ir por el mismo camino.

Para mí, es una trona perfecta, y supera con creces todas las expectativas.

– Su precio: Nos llamó mucho la atención, menos de veinte euros, y una trona completa en casa. Su precio original son 12,99 euros pero nosotros compramos también la bandeja y el cojín para que nuestra bebé, que tenía 9 meses, no se balancease mucho.

– Apta desde los primeros meses: Se puede utilizar el cojín para acolcharla un poco y que los más pequeños se sientan más cómodos y seguros.

Mis primeros días utilizando la trona Antilop

Mis primeros días utilizando la trona Antilop

– Es súper ligera: No pesa nada. Se puede transportar fácilmente de un lado a otro y, si tienes más de una, se pueden apilar, lo cual, ahorra mucho espacio.

Se limpia con la gorra: Esto es importantísimo, no nos vamos a engañar. Los peques se manchan cuando comen, y si la trona es de material textil, prepárate para lavarla todos los días. La trona de Ikea es de plástico, por lo que con un paño húmedo se limpia en nada.

– No es fea: Los diseños infantiles están muy bien, pero para otras cosas. Me parece que su diseño no está mal. Se puede colocar en cualquier rincón sin que quede mal del ¨todo¨, y es que cuando hay críos en casa, todos los rincones tienen muñecos y colorido, y eso también cansa. El modelo Antilop lo fabrican en tres colores: blanco, azul y rojo.

– Sirve como trona de viaje: Su fácil montaje, hace que se pueda utilizar como trona de viaje, de hecho nosotros al principio la transportábamos cuando viajábamos.

– Comodidad: La trona es cómoda; da igual que su asiento sea de plástico, pues mis littles se quedan tiempo en ella y nunca se quejan. Además el cojín es muy útil para los bebés hasta 12 meses, para que no se balanceen dentro del sillín.

Little mayor meditando... y es que sí, parece cómoda, sí

Little mayor meditando… y es que sí, parece cómoda, sí

– Seguridad y estabilidad: El nuevo modelo incluye un cinturón de tres anclajes, que mejora la seguridad. El diseño de las patas, ligeramente inclinadas hace que el soporte sea muy estable y no se balancee. Es importante recordar, que al igual que en otras tronas, ha de estar separada de cualquier pared para evitar que los niños puedan hacer palanca y se caigan.

– Convertible a silla: Esta trona, utilizada sin la bandeja, se adapta a la mesa y permite que los niños más mayores (ya con cierto grado de autonomía) puedan comer solos en la mesa familiar.

Como resumen os diré que estoy encantada con este modelo. Actualmente sigo utilizándola con mis dos littles (una de 2 años y otra de 11 meses). Con mi little mayor ya no utilizo la bandeja, pues come con nosotros en la mesa, pero con la pequeña aún utilizo todos los accesorios.

Y vosotras, ¿habéis probado esta trona? ¿qué pensáis?